El futuro sin remesas

El futuro sin remesas
Andro Aguilar Tasquillo, Hidalgo La última semana de noviembre, cuando Donald Trump ya había ganado las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el hidalguense Daniel Torres fue deportado, y lo primero que hizo fue tocar la puerta de la alcaldía de su pueblo, para pedir ayuda económica. Padre de tres hijos, Daniel esperó en una de las 10 sillas, algunas ya rotas, que están colocadas afuera de la oficina de la alcaldesa de Tasquillo, Miriam Ramírez. Quería que le ayudaran con dinero o material para construir su casa. El hombre, de 43 años de edad, ya había hecho cuentas: sabía que tardaría mucho más en ahorrar lo necesario en moneda mexicana, que cuando le pagaban en dólares en el condado de Texas. "Allá ganaba unos mil dólares por semana. La diferencia es que aquí gano de mil 800 a 2 mil pesos. Vienen siendo unos 100 dólares... la décima parte...", relata en el patio de la casa que cuida, perteneciente a un dueño que  también migró a Estados Unidos a trabajar.
Comparte