El costo político de la visita de López Obrador a Trump

El costo político de la visita de López Obrador a Trump

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, generó una oleada de críticas tras anunciar que pretende realizar su primera visita al extranjero a principios de julio, para encontrarse con el presidente de EE.UU., Donald Trump, en medio de un contexto electoral que no favorece al republicano.

A pesar de que México ha tratado de incluir al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en la reunión con motivo del acuerdo comercial T-MEC, López Obrador dijo que pretende visitar a Trump aún cuando no se concrete la presencia del canadiense.

La invitación a Trudeau buscaría mitigar el impacto negativo que podría tener para López Obrador la visita a Trump, y responde a las presiones políticas, a nivel nacional e internacional, que se ciernen sobre el mandatario mexicano.

Un "error innecesario"

Diversos analistas en México han calificado como un error la visita de López Obrador a Washington en julio próximo. 

Una de ellas es la periodista Dolia Estevez, quien ha señalado que el encuentro "definitivamente tiene riesgos políticos". La comunicadora estima que Trump podría utilizar al presidente de México "como accesorio para la fotografía", con el objetivo de "fortalecerse electoralmente en un momento en que va en caída libre en las encuestas y que probablemente pierda las elecciones", según comentó en entrevista con Julio Astillero.

Aunque la periodista ha señalado que el aporte de López Obrador para atraer el voto latino hacia Trump es mínimo, estima que hay un muy alto riesgo de que el mandatario estadounidense pueda cometer un nuevo agravio contra los mexicanos al calor de la contienda electoral, lo que implicaría un costo político "innecesario" para el presidente mexicano.

Estevez considera que no es catastrófico, pero es un error "innecesario" que el primer viaje de López Obrador al extranjero sea en un momento en que Trump tiene una popularidad más baja que los expresidentes George Bush padre y Jimmy Carter, quienes no pudieron reelegirse, y con una movilización social y política sin precedentes en los últimos 50 años en EE.UU.

Las más recientes encuestas de opinión dan una ventaja a Joe Biden, el candidato presidencial demócrata, entre 12 y 14 puntos porcentuales por encima de Trump, incluyendo estados clave como Michigan, Florida y Arizona. 

Otros analistas han resaltado ciertos paralelismos entre la visita de López Obrador a Washington, con la invitación que hizo el entonces presidente mexicano Enrique Peña Nieto a Trump para visitar la residencia oficial de Los Pinos, en agosto de 2016, en plena contienda electoral.

"En México hay algunos que parecen olvidar el desastre de la visita del candidato Trump a Peña Nieto en Los Pinos, que ahora, después de cuatro años, parece que se va a repetir, a menos que súbitamente recuperemos la cordura", señaló el exembajador Agustín Gutiérrez Canet en Milenio, tras considerar que la visita podría ser calificada como un "error histórico".

No obstante, a diferencia de aquella ocasión en que Trump recibió en México un trato de mandatario aunque solo era candidato presidencial, el encuentro con López Obrador sería efectivamente una visita de Estado.

Otros analistas advirtieron el riesgo de que los demócratas puedan tomar represalias contra México, por considerar que López Obrador respalda a Trump durante las campañas electorales. 

"Si el presidente López Obrador visita a Trump en plena campaña electoral y en medio de las mayores protestas de los últimos 50 años, será visto como un espaldarazo. Y si Trump llega a perder, los Demócratas nos la van a cobrar", señaló el consultor Gabriel Guerra. 

 

Comparte