EEUU cada vez más cerca del gran desafío logístico de las vacunas

Vacunas- covid

Los camiones y aviones de carga están listos para la distribución de dosis de vacunas contra el covid-19 en Estados Unidos, una compleja operación logística dirigida por un general, cuyo ritmo finalmente será más lento de lo esperado durante los primeros meses. 

El general del Ejército, Gus Perna, director operativo de la operación Warp Speed, lleva semanas haciendo que sus tropas --militares del Departamento de Defensa y expertos del Departamento de Salud-- realicen ejercicios de cara al día en que la Agencia de Medicamentos de Estados Unidos (FDA) les dé el visto bueno a las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna, lo que debería ocurrir poco después del 10 y 17 de diciembre, respectivamente. 

El plan consiste en entregar el primer lote de 6,4 millones de dosis de la vacuna Pfizer en 24 horas a todos los hospitales y otros sitios que lo soliciten. 

Ningún soldado repartirá los recipientes. El gobierno federal paga las dosis y da órdenes al sector privado, que se hará cargo de toda la logística. 

Las dosis de Pfizer están esperando en su planta de Kalamazoo, Michigan. 

Seis camiones saldrán diariamente cargados con contenedores con 975 frascos y hielo seco para lograr -70 °C --lo que necesita la vacuna para mantenerse--, rumbo a los aeropuertos donde los distribuirán Fedex, UPS y otros aviones. Pfizer estima que cada día 20 aviones transportarán sus vacunas. 

En el caso de Moderna, "el embotellado" se lleva a cabo en su subcontratista Catalent en Bloomington, Indiana, donde Moderna envía grandes bolsas de 50 litros de la vacuna, fabricada en New Hampshire. 

El objetivo es "tener los camiones literalmente esperando justo al lado de la fábrica para poder cargarlos y salir en cuanto la FDA lo apruebe", dijo a la AFP Stéphane Bancel, jefe de Moderna. 

La lista de lugares de entrega (hospitales, clínicas, depósitos de cadenas de farmacias asociadas, consultorios médicos, etc.) Se elabora en 64 jurisdicciones (estados, territorios, ciudades) y se envía a Warp Speed. 

El trabajo del general Perna es entregar lo disponible en proporción a la población, sin olvidar enviar las mismas cantidades de segundas dosis, tres semanas (Pfizer) o cuatro (Moderna) después de la primera. 

"Queremos mantener un ritmo voluntario, planificado y coordinado", dijo Perna. 

- Detalles prácticos -

En la primavera boreal, la aspiración de la administración Trump era contar con cientos de millones de dosis para fines de 2020. 

Estados Unidos finalmente recibirá 40 millones en diciembre, lo suficiente para vacunar a 20 millones de personas. 

Pfizer prometió hasta principios de noviembre 100 millones de dosis en todo el mundo, pero redujo a la mitad su pronóstico debido a un problema de ingredientes. 

"El componente de producción resultó ser más complicado y difícil de lo que esperábamos", admitió Moncef Slaoui, científico jefe de Warp Speed, en CNN. 

En los últimos días, los pronósticos han empeorado aún más: mientras los funcionarios anunciaron el miércoles que habría suficientes dosis para inmunizar a 100 millones de personas a fines de febrero, Slaoui pospuso el domingo este plazo para "finales o mediados de marzo"

Finalmente, una vez entregados los paquetes de dosis, ¿cómo garantizar una correcta administración de la vacuna? 

"No hemos visto un plan detallado sobre la forma de sacar las dosis de los paquetes, ponerlas en una jeringa e inyectarlas en los brazos", dijo el presidente electo Joe Biden. 

Estos detalles prácticos no son triviales para los técnicos, farmacéuticos y enfermeras que tendrán que administrar dos, luego tres y quizás seis vacunas el próximo año. 

La vacuna Pfizer se puede conservar en su caja congelada durante 30 días, siempre que se reponga el hielo seco cada cinco días. 

"Tendrán que adquirir reflejos para saber qué vacuna debe permanecer en el congelador, cuál llega en un contenedor, cuál debe permanecer a -80 °C o -20 °C", dice a AFP Prashant Yadav, experto en logística sanitaria del Centro para el Desarrollo Global.

"Esta complejidad hace todo más difícil, porque sabemos que los procedimientos no se respetan hasta que entran en la memoria muscular de quien los tiene que realizar, y no cuando hay que leer un manual". 

Todo esto se probará en ocho días. En su pizarra blanca, el general Perna escribió una fecha tentativa para las primeras entregas: el 15 de diciembre.

Foto: Archivo

Comparte