EDITORIAL Sicosis en redes sociales

 

 

La desaparición forzada de una persona, de una sola persona es algo serio, es algo que lacera a una sociedad y la pone alerta, la pone nerviosa, al existir la posibilidad que un ser querido sea víctima de este flagelo.

Por eso, el hecho de buscar (y lograr), crear sicosis a través del as redes sociales es una acción criminal, es algo bajo y ruin, que puede provocar situaciones extremas de fatales consecuencias.

En estos días, tras desatarse una sicosis en Vallarta por la presunta desaparición de jovencitas en el puerto, ha desbordado en amenazas en contra de personas que han sido injustamente acusados de ser los causantes de estas “desapariciones”.

En 1975, Felipe Cazals, plasmó en la película “Canoa”, la tragedia ocurrida el 14 de septiembre de 1968 en el poblado de San Miguel Canoa en el estado de Puebla.

Cinco jóvenes empleados de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla intentan escalar el volcán La Malinche, pero debido al mal tiempo no tienen éxito y tienen que refugiarse en un pueblo cercano llamado San Miguel Canoa (de allí el nombre de la película). Debido a la paranoia religiosa vivida en el pueblo en gran medida incitada por el párroco local, el pueblo los confunde con comunistas y deciden lincharlos.

Ese tipo de tragedias son provocadas por una información tergiversada que puede desbordar en agresiones física contra personas completamente inocentes.

Sabemos que México vive una situación muy difícil, la delincuencia es pan de cada día en prácticamente todas las ciudades del país y, aunque en Puerto Vallarta, los números están muy por debajo de la media nacional, eso no lo exime de tener problemas de seguridad.

Se han sufrido desapariciones forzadas de vallartenses que todavía siguen sin resolverse y, como iniciamos este escrito, una sola desaparición es algo serio, es algo que la autoridad debe dar prioridad para resolver.

No debemos cabida a estos falsos rumores. Seamos responsables y cortemos de tajo información inexacta que tiene oscuros intereses y puede traer resultados funestos.

Edición impresa digital aquí