Editorial Primera llamada, primera

 

 

Inédita llamada de atención a los Jueces Municipales por parte de los ediles.

Sin duda alguna, es algo benéfico para la ciudadanía, es recordarle a los Jueces que son simples mortales y que están ahí para servir a la ciudadanía y, especialmente, para impartir una verdadera justicia en los temas que le competen exclusivamente a la autoridad municipal, como son faltas administrativas.

Sin embargo, en ocasiones la soberbia de estos servidores públicos han “castigado” de más infracciones que bien podría arreglarse de inmediato, sin embargo si toca la mala suerte de que se atraviese el fin de semana o, un horario “fuera de oficina”, estos jueces abandonaban a su suerte al ciudadano, pasándose por el arco del triunfo esa frase que la justicia debe ser clara y expedita.

Regidores de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos que preside el regidor Juan Gonzalo Guzmán, llamaron a comparecer a los jueces municipales que se les tomó protesta el pasado 29 de enero, luego de que ciudadanos presentaron una queja, contra uno de los jueces, en el sentido de haberse inconformado por la calificación de una multa y tras discutir, la coordinadora Maribel Rojo Ruiz, optó por llamar a los policías para sacar al ciudadano.

Ese tipo de prepotencias no se pueden tolerar. Los jueces deben ser justos y no abusar de su poder para calificar las multas de forma diferente sólo porque te cayó mal una persona o porque es conocida.

El rasero debe ser el mismo para todo ciudadano que de una u otra manera violenta los Reglamentos Municipales y tendrá que pagar lo que sea justo, lo que equivalga su falta y no lo que se imponga por el humor de un juez que no realiza bien su trabajo.

Se espera que esta llamada de atención sea benéfica y los jueces realicen su trabajo de forma impecable y realmente impartan justicia en los casos que le competen.

Edición impresa digital aquí