Editorial Levantemos la voz

 

 

Muchos de los cambios que ha logrado nuestro país a lo largo de su historia, sin duda han venido de la mano de jóvenes estudiantes, que levantan la voz cuando ven alguna injusticia y se movilizan cuando algo no les parece.

El dramático desenlace de los tres estudiantes torturados, asesinados y disueltos en ácido, podría ser en punto de inflexión para que se logre un golpe de timón al problema de inseguridad que vive el país.

Son más de 200 mil muertos en once años, cifra que ha evidenciado que la estrategia para luchar contra el crimen organizado no funciona, ha quedado rebasada, por lo cual urge modificarla y empezar a dar resultados de inmediato.

Sería inverosímil que ante la gravedad del asunto, no pase nada, no haya consecuencias y normalicemos la barbarie, normalicemos tan repugnantes crímenes.

Pocas veces, las universidades más importantes del país, como es la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Guadalajara (UdeG), han firmado desplegados conjuntos, con lo cual se demuestra que estos crímenes han calado hondo e inicia un movimiento para exigir la paz, exigir la seguridad robada en los últimos años.

Hoy, en la capital del estado, se espera una movilización de estudiantes parta exigir a las autoridades cumpla con su trabajo y de con todos los responsables del asesinato de los jóvenes estudiantes y que se transparente la investigación y sea convincente.

 

Edición impresa digital aquí