Editorial Crisis

Editorial    Crisis
  Se debe reconocer que en Puerto Vallarta, en estos momentos, se vive una crisis de seguridad que prende los focos rojos. Sería injusto decir que es una crisis severa, pero sería irresponsable ignorar que los índices delictivos van para arriba, en espacial los robos a mano armado, tanto en negocios como en casa habitación, así como los robos a clientes de los bancos, a través de diversos mecanismos, que van desde el engaño (poncha llantas y paqueros), hasta el robo en sus propios vehículos. Además, debido a la trágica muerte de la jovencita Daniela Vargas Ledezma, se ha provocado una verdadera sicosis en la ciudad por unas supuestas desapariciones de jovencitas que, afortunadamente, han sido faltas alarmas y en el peor de los casos han sido problemas familiares lo que ha provocado estos malos entendidos. Es necesario que las autoridades reconozcan esta situación y trabajen para revertir este fenómeno y no se salga de las manos. Es plausible que hayan colocado vigilancia afuera de algunas instituciones bancarias para inhibir los robos, pero debe haber acciones más severas para erradicar este delito y que no vuelva a surgir al momento que la autoridad baje la guardia. También se destaca el aumento de las patrullas en la ciudad, al comprar 20 unidades que a partir de ayer ya se encuentran circulando por las calles de la ciudad, pero es necesario que su presencia se vea en los puntos más conflictivos y se ataque de raíz la inseguridad en diversas colonias de Puerto Vallarta. Es un reto que la autoridad debe tomar pero, principalmente, es importante que reconozca que hay un problema y se debe resolver de inmediato.  
Comparte