Celebran colonias Díaz Ordaz y Versalles fiestas patronales de San Felipe de Jesús

Este 5 de febrero culminan las fiestas de San Felipe de Jesús en las colonias Versalles y Díaz Ordaz, con la llegada de la antorcha, verbena popular, antojitos y quema de castillo
0
1130
Celebran a San Felipe de Jesús.

Los católicos de las colonias Díaz Ordaz y Versalles culminan este 5 de febrero el novenario en honor de su patrono San Felipe de Jesús, el primer mexicano que subió a los altares, cuya capilla en Puerto Vallarta se ubica en la calle Milán, entre Havre y Niza frente a la escuela “Manuel López Cotilla”.

LEER MÁS: Luchará Villas Río por su área verde; Ayuntamiento la entregaría en comodato a iglesia

El programa incluyó todos los días el rezo del Rosario a las 7:00 de la tarde y Santa Misa a las 8:15 de la noche, a cargo del sacerdote José de Jesús Ulloa Macedo, titular de la Parroquia de la Divina Providencia a la cual pertenece esta comunidad, además de la tradicional venta de antojitos mexicanos y convivencia vecinal.

Se avisa que este día, como es costumbre se cerrará la calle frente al templo, debido a la afluencia de fieles, juegos pirotécnicos, así como la instalación de algunos juegos, venta de antojitos mexicanos y templete para el programa artístico, que termina a las 10:30 con la quema del castillo y juegos pirotécnicos.

Reunión de vecinos.

El pasado miércoles se celebró una misa especial para los enfermos, el sábado se realizó la peregrinación de los niños del catecismo, el domingo despidieron a los Antorchistas que traerán el fuego desde San Felipe de Híjar, Jalisco y a las 10:30 de la noche entonaron las tradicionales Mañanitas, con la Rondalla de San Rafael.

Diario a las 6:00 de la tarde inicia el merendero organizado por voluntarios y Escuela de Pastoral, durante las últimas tres noches después de la misa se presentó un espectáculo, donde participaron payasos sorpresa, así como los cantantes Maylim Reyes, Noelia Palomares “La Plebe” y Luis Arturo.

El padre Jesús “Kimis” Ulloa, invitó a los vallartenses a sumarse a esta tradición: “Nuestras fiestas patronales de San Felipe de Jesus, aquí en el corazón de la colonia Versalles, significa el primer santo mexicano, por lo mismo se celebra en todo México, fue mártir en Nagasaki, y su sangre fue un símbolo de generosidad y entrega”

El programa para este 5 de febrero: 12:00 celebración de la eucaristía, 7:00 pm Rosario, 8:15 de la noche Santa Misa de Acción de Gracias, 9:30 p.m. se recibe la Antorcha Mixta procedente de San Felipe de Híjar, dedicada al sacerdote Julio Ulloa recientemente fallecido y quien estuvo a cargo de esta capilla, para posteriormente la fiesta en el atrio y calle amenizado con la banda musical “Esmeralda”, culminando con la quema del castillo.

Jesús Ulloa.

La vecina Esther Gómez es quien coordina estos festejos y siempre está al pendiente de la capilla, recordó que la imagen de San Felipe que aquí se venera fue ordenada por el padre Rafael Parra en la década de 1940, entonces párroco del Templo de Guadalupe, estuvo en el altar lateral izquierdo hasta que fue solicitado por los vecinos de estas colonias, en ese tiempo padecían aquí de problemas de pandillerismo, aquella famosa “Diaz 13”, pero también había un movimiento juvenil en su iglesia, por lo que escogieron de patrono a este santo.

“El 1 de mayo 1988 nombramos a la capilla en honor a San Felipe, como protector y guía de los jóvenes, el 28 de mayo de 1995 fue cuando trasladamos la imagen en una peregrinación, previo el cura Luis Ramírez Ortiz y el obispo Alfonso Robles autorizaron regalarnos la imagen, precisamente para eso habían sido concebidas para los nuevos templos, nosotros ya teníamos templo pero no imagen”, rememoró.

Historia del primer Santo mexicano

San Felipe de Jesús nació en 1572 en la Ciudad de México, en plena época virreinal, su nombre real fue Felipe de las Casas. Fue un niño inquieto y travieso, joven entró al noviciado franciscano, el cual abandonó. Su padre lo envió a Manila, Filipinas, allí encontró una vida mundana que lo deslumbró, sin embargo, al poco tiempo reconsideró su vocación y regresó con los franciscanos.

Ante el ofrecimiento de ordenarse sacerdote en su natal México, Felipe se embarcó con otros frailes, pero una tormenta desvió el barco hacia Japón, allí los franciscanos se dedicaron a hacer misión, la cual tuvo al principio mucho éxito, pero al poco tiempo se desencadenó la persecución de Taikōsama contra los cristianos. Felipe era náufrago y pudo evitar los tormentos y la prisión, pero optó libremente por la misma suerte que los misioneros que ya habían llegado.

Iglesia San Felipe de Jesús.

Fueron llevados en procesión por varias ciudades, desde Kioto, para ser objeto de burla, les fueron cortadas una oreja a cada uno y finalmente en la ciudad de Nagasaki, los franciscanos y tres jesuitas, junto con varios laicos japoneses, fueron colgados en cruces. Viendo que Felipe de Jesús se ahogaba debido a una argolla que se encontraba en su cuello, los soldados lo atravesaron con dos lanzas en los costados, una de ellas atravesó su corazón. Murió mártir el día 5 de febrero de 1598.

Fue beatificado, junto con sus compañeros el 14 de septiembre de 1627 y canonizado el 8 de junio de 1862, convirtiéndose en el primer santo mexicano. Se le considera patrono de la Ciudad de México y de su Arzobispado. Es considerado protector contra “incendios y temblores” y también ejemplo para los jóvenes.

GCC

Miguel González Guerra