Detienen a fotógrafo por captar imagen de enfermera en CDMX

Édgar Garrido, de la agencia de noticias Reuters

Édgar Garrido, fotógrafo chileno de la agencia periodística Reuters, fue detenido este jueves en la Ciudad de México, luego de que una enfermera lo acusara presuntamente por acoso, al tomarle una fotografía al interior de un hospital público de Mixcoac, sin su consentimiento. Posteriormente fue liberado por falta de pruebas.

Sobre los hechos se dijo que Garrido se encontraba tomando fotos en un hospital de la alcaldía Benito Juárez para un reportaje, sobre el Covid-19 al interior de un centro de salud, cuando una trabajadora, pidió a los agentes de seguridad que lo detuvieran, pues se sentía acosada y agredida por el periodista.

En un video que fue presuntamente gravado por una reportera del Heraldo de México, se puede observar al fotoperiodista esposado, mientras es escoltado por los policías a un vehículo, para posteriormente ser llevado al ministerio público.

Durante el clip, la reportera defiende a su colega diciendo que lo estaban acusando injustamente, pues sólo estaba tomando fotografías, además de reiterarle a los agentes que se encontraba solo y no conocía a nadie.

"Están llevándose al corresponsal de la agencia Reuters aquí en Mixcoac. No estaba haciendo nada malo, sólo estaba tomando fotografías. A parte, está aquí solo. No conoce a nadie", mencionó la periodista.

"Sólo por estar tomando fotografías se lo están llevando los elementos de seguridad", refirió.

En el transcurso del video, Garrido tropieza en la camioneta y se lesiona una mano. Mientras sus colegas continúan defendiéndolo y pidiendo a la policía que lo suelte, asegurando que se trataba de un trabajo periodístico.

La reportera cuestiona el trato de los agentes con su colega, pues dijo que se lo estaban llevando como un delincuente. Al final del video, le retiran las esposas para poder subirlo con mayor facilidad.

Por otra parte, la Alcaldía Benito Juárez, mediante un comunicado que compartió respecto a los hechos, dio a conocer que las autoridades asistieron al llamado de la trabajadora de salud de la CDMX, quien dijo sentirse agredida por las supuestas fotografías tomadas por el corresponsal de Reuters, por lo que pidió que fuera presentado ante la autoridad correspondiente.

Más tarde la Fiscalía determinó dejarlo en libertad a petición de la presunta víctima, y tras determinar que no existió un delito que investigar, pues dijeron que se trató de una conducta atípica.

"La enfermera ya desistió de su acusación", dijo Garrido al dar a conocer su liberación.

Comparte