Destraban conflicto de presa El Zapotillo

Presa El Zapotillo

Con el compromiso de que no se inundarán los pueblos, el presidente Andrés Manuel López Obrador alcanzó ayer un primer acuerdo con los habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo para continuar los trabajos de la presa El Zapotillo.

Este convenio incluirá recursos económicos para construir un vertedero o un túnel a fin de garantizar que bajo ninguna circunstancia queden bajo el agua los campos y terrenos de estos tres pueblos, además, se pondrá en marcha un plan integral de Bienestar para el desarrollo de la región.

A cambio, los habitantes de esta zona, en solidaridad, dijo el Mandatario, compartirán agua del río Verde para los habitantes más pobres.

La reunión se llevó a cabo en un ambiente de tensión y crispación, por la lucha de más de 16 años de estos pueblos contra la presa. Al final del día el ánimo fue de celebración y colaboración.

El Presidente fue recibido entre aplausos, besos y bendiciones, mientras que el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, fue acogido con reproches y reclamos.

En la entrada del pueblo había una manta con la leyenda: “Nuestros muertos y raíces no se inundan y no se reubican”, y en las casas la consigna era: “Viva la revolución del agua. No a la presa del Zapotillo”.

En su mensaje, López Obrador pidió dejar atrás las diferencias y profesar el amor al prójimo: “Esa es la solidaridad verdadera, no podemos ser egoístas, si la gente humilde y pobre de Guadalajara requiere agua de este río, se les va a dar”. 

Recordó que hace un mes visitó esta región porque se acordó que las comunidades analizarían la propuesta de la Conagua.

“Además de lo que propone Conagua (...) se habla de este canal o un túnel y, si se requiere presupuesto, yo puedo garantizarlo”, dijo.

Se comprometió a regresar en un mes para firmar un programa integral de Bienestar para el desarrollo.

Pidió a los habitantes de la Perla respetar al gobernador y aplaudió su trabajo.

AlfaroRamírez no emitió ningún mensaje, pero se le vio serio, sobre todo ante las críticas de los pobladores.

Luego, en entrevista, cuestionó el acuerdo al señalar que en el corto plazo apenas se atenderá la demanda de agua para Guadalajara y que se resuelve el problema de fondo. Sobre las críticas a su persona, dijo que no necesita que lo defiendan, pues está haciendo su trabajo.

“Lamento mucho que los grupos de Morena que pretenden hacer de esto un tema político-electoral sean capaces de venir a hacer una escena como la que ustedes vieron”, mencionó.

 

El convenio

Gabriel Espinoza, representante de la comunidad, explicó que aceptaban la alternativa del proyecto, siempre y cuando se garantice la no inundación de la región.

“La medida adicional de seguridad que solicitamos es el reacondicionamiento de la presa, con un vertedor a una altura más baja en el poblado de Palmarejo”, agregó.

Isaura Gómez, representante de Temacapulín, dijo al Presidente que lo que Dios hizo, lo hizo perfecto y “si las presas hubieran sido necesarias, las hubiera hecho”.



Comparte