Desde el nido del Búho Solo algunas reflexiones para esta Semana Santa en Puerto Vallarta

 

 

Sin duda, una semana llena de gozo, esparcimiento, diversión, reventón, sean a no católicos, creyentes, ateos, etc., sin embargo, también son momentos de reflexión y porque no, para tomar un descanso del ajetreo cotidiano, motivo por el cual, me permito compartir estas líneas de opinión sobre temas que se ha perdido en los cajones del escritorio y que realmente vale la pena desempolvar y visualizar la enorme importancia que estos temas revisten, ya que incluso, han estado vigentes  desde la época de los griegos y romanos. Decidí, dejar a un lado los temas del derecho, que en verdad me apasionan, para dar paso a compartirles estas breves reflexiones que estimo deben tenerse siempre presentes, máxime en estos días de violencia, irreflexión, zozobra, que se tornan urgentes darles una revisada.

 

El tema fundamental y toral de estas reflexiones radicada en los valores y las virtudes que llenan de gozo y de alegría a un ser humano, sin embargo, como se adquirirán estos valores, sencillo de decir, pero complejo de aplicar, reflexionemos un poco y comencemos a referir que será en la educación, donde radica precisamente este fundamental pilar, pero sobre todo será en el seno materno, en el cual se enseñen los valores más elementales, comenzando por el padre, también en la madre y hasta en los maestros, quienes nos guiaran a la educación de los miembros de la familia, toda vez, que será en la personalidad, en el desarrollo integral del hombre, donde se inicien adquirir, sin embargo, como se lograra cumplir con tan ardua labor, en el educador de los valores y las virtudes que lo llenan de gozo y de alegría sincera. Este será el mejor motivo, para los que están al cargo y francamente quieran seguirlo. Porque la esencia de la educación, es preparar al hombre para la búsqueda de valores, que se enamore, pues de los valores, que vivan las virtudes que quiera querer, este es el principal papel del educador. Existe unas palabras en el libro de los Salmos que nos hablan de los valores que reza así: “El amor y la verdad se juntaron; la justicia y la paz se besaron; la felicidad broto en la tierra; y la bendiciones vendrán del cielo.” Estas son las bases de los educadores, dirigidos en este caso, principalmente a los que somos padres, pues en la actualidad carecemos de este don de la educación y solo nos limitamos a dejar pasar el tiempo, sin saber que nuestros hijos se van rápido de nuestras vidas y si dejamos solo pasar el tiempo, sin educarles, ni transmitirles el amor a los valores, crecerán; se desarrollaran huecos y sin valores. Triste realidad, pero es la verdad, porque se puede echar a perder todo, menos atentar contra la obra maestra de la creación: el ser humano. Pues a este respecto, el valor, es lo que te hace ser más, de lo que te hace pleno lo que genera prestigio.

 

Edición impresa digital aquí