Desde el nido del búho Por fin desaparecerá la nefasta figura jurídica del arraigo

 

 

Sin duda, tema espinoso por los enormes vértices que abrió esta terrible figura jurídica inventada en el sexenio pasado para dar cabida a la ineficiencia tarea del ministerio público para investigar diversos delitos y en la que a petición de este, el juez obsequiaba dicha orden de arraigo, atentando con todo lo avanzado en materia de derechos humanos y en especial con lo dispuesto por el artículo 1 de nuestra Constitución Federal, en el que establece que “… todas las personas gozaran de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los Tratados Internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte” y en varios Tratados Internacionales se prohíbe claramente el Arraigo. En principio debemos señalar que la Convención Americana sobre derechos humanos en sus artículos 5.1 y 5.2 que norman lo relativo al derecho a la integridad personal además de sistematizar el derecho a la libertad personal, por ello la figura jurídica del Arraigo corrompe el espíritu de la ley a este respecto, los cuales hacen referencia a las garantías judiciales que afectan la figura del Arraigo.

 

Asimismo, en el ámbito del Sistema Universal de Derechos Humanos la figura del Arraigo se contrapone a diversos numeral del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, relativos a la prohibición de tratos crueles, inhumanos y degradantes; la libertad y seguridad personal; prohibición de detenciones arbitrarias; el derecho a ser juzgado en un plazo razonable por un juez y sabiendo de que se le acusa al procesado; asi como a los tratos apegados a la dignidad humana a que deben ser sometidos  los individuos privados de su libertad.

Lo más visto