DESDE EL NIDO DEL BUHO Mexicanos fraternos

DESDE EL NIDO DEL BUHO    Mexicanos fraternos
   Se me hace necesario e importante hacer un patente y oportuno reconocimiento en estos momentos a todos los mexicanos que han mostrado su fraternidad con  los hermanos oaxaqueños, chiapanecos y tabasqueños que sufrieron en días pasados la furia de la naturaleza, como lo fue el implacable terremoto de 8.2 grados de rúter. En verdad ha sido conmovedor como se ha mostrado a lo largo y ancho de nuestra querida y golpeada República Mexicana, las muestras de apoyo que se han realizado y que hemos visto y oído en los medios masivos de comunicación, por motivo del reciente movimiento telúrico. Incluso de la ayuda internacional que están recibiendo en los diversos poblados, municipios y comunidades afectadas.  Queridos lectores, les comento como hemos visto a lo largo de la historia moderna de nuestro País, que han sucedido innumerables desgracias por fenómenos de la misma naturaleza en la que se han perdido cientos de miles de vidas humanas; cientos de miles de casas, escuelas, iglesias, destruidas y dañadas; para mostrar en estos días verdaderas muestras de apoyo de toda índole, en dinero y en especie, y precisamente es que, en estos momentos cuando aparece la fraternidad, la unidad, la concordia de la ciudadanía. Situación que, sin duda alguna, nos distingue como Pueblo, como Nación, como Estado a nivel Nacional como internacional, lo que provoca en mi personal punto de vista, que nos sintamos orgullos, pues los hechos están ahí, y que hablan por sí solos, ya que son los sismos, son y resultan devastadores, demoledores que aniquilan a los pueblos y las ciudades como ahora lo padecen nuestro hermanos oaxaqueños, chiapanecos y tabasqueños, sin embargo, las listas y listas de daños son interminables y pasaran días, semanas, meses y hasta años para que se logre restablecer los daños causados en el Istmo de Tehuantepec.     
Comparte