Demanda a la iglesia

Kristine Johnson, ciudadana de Oregón, Estados Unidos, demandó a la iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días por el hecho de haber denunciado a las autoridades estatales las confesiones que había hecho su esposo sobre un supuesto abuso sexual a una menor de edad.

Según nota de CNN, Timothy Samuel Johnson fue aprendido en el año 2017 y sentenciado a 15 años de prisión, por lo cual su esposa Christine demandó  a la iglesia de los mormones exigiendo un pago de 9.5 millones de dólares “por pérdidas de ingresos, angustia emocional y pérdida de la compañía de su esposo”.

Sin duda que este es un tema de fondo en el que entran en conflicto el tradicional secreto de confesión de las iglesias con la obligación legal de cualquier persona o institución de denunciar hechos violentos en contra de menores de edad. La resolución seguramente marcará un importante precedente.