Delfina a Educación

Delfina

Calíope

Ayer el presidente López Obrador anunció que Delfina Gómez Álvarez sustituirá a Esteban Moctezuma en la Secretaría de Educación Pública.

Recordamos a Delfina como la candidata de Morena para las elecciones del Estado de México en 2017 y que perdió contra el PRI en una contienda bastante cerrada y dudosa. La nueva secretaria fue alcaldesa de Texcoco en 2013, tras una carrera como profesora de educación primaria. Delfina Gómez llega a la Secretaría tras la designación de Esteban Moctezuma, quien se convertirá en el nuevo embajador de México en Estados Unidos.

Además de ser la alcaldesa de Texcoco, fue diputada y senadora y la Delegada de Programas Sociales en el Estado de México. Estudió en la Universidad Pedagógica Nacional y realizó maestrías en administración de instituciones educativas y pedagogía. 

Es hija de un albañil y una ama de casa y se pagó sus estudios cuidando a tres hijos de una familia de clase media. Durante las elecciones del Estado de México de 2017 despertó la simpatía de las clases más desfavorecidas debido a sus orígenes, especialmente al oriente del Estado en municipios como Ciudad Nezahualcóyotl, Chalco y Chimalhuacán, comunidades sobrepobladas y de escasos recursos. Finalmente quedó en segundo lugar, sólo tres puntos porcentuales debajo de Alfredo del Mazo Maza, en unas elecciones marcadas por acusaciones de fraude electoral.

Delfina Gómez tiene el enorme reto de la educación mexicana en tiempos de la pandemia por el Covid-19, el cierre total de los centros educativos y el ingente rezago que conlleva el confinamiento. Tendrá que coordinar las acciones para la apertura de las escuelas, cuando sea el caso, y garantizar las más estrictas medidas de higiene y seguridad para que no se propague el virus. Además de coadyuvar con la Secretaría de Salud para la paulatina aplicación de las vacunas y, finalmente, la recuperación de los alumnos que han quedado olvidados o perdidos en medio de esta tragedia. Eso sin contar con los problemas cotidianos de la SEP y su relación con el SNTE y la CNTE.

Para ello se requiere de alguien que conozca el magisterio, desde sus bases; pero no sólo eso, sino que tenga conocimiento pleno del problema magnífico de la educación en este país y del desarrollo de un plan de trabajo integral, que incluya a la media superior y que contemple a la superior, investigación y posgrado y las diversas relaciones con el Conacyt y demás centros. La pregunta obvia ante este panorama es: ¿Delfina será capaz de llevar a cabo todas estas acciones o más bien se debe a la ciega obediencia al supremo? Al tiempo.


@cromerogabriell

Comparte