Cuando ya nada importa

El pasado miércoles, en el programa Quórum, conducido por Claudia Meléndez y transmitido a través de TV Mar y Radiante FM, estuvo con nosotros el doctor Germán Núñez Valencia, director del Centro Integral de Salud Mental de Puerto Vallarta, para hablar del delicado y terrible tema del suicidio; esto, a raíz del caso de Galilea Montserrat, la joven estudiante del Centro Universitario de la Costa que terminó con su vida colgándose al interior de uno de los baños de esa institución.

El suicidio, como la vida, sigue siendo un misterio. Las causas que llevan a una persona a ejercer la máxima violencia contra sí misma son complejas y variadas: depresión, desequilibrio químico – eléctrico a nivel cerebral, adicciones, temperamento intenso y vulnerable ante un revés de la vida: (la pérdida de un ser querido, del trabajo, una decepción amorosa…) la lista puede ser tan larga como tipos de personas hay en el planeta. De hecho, en el programa revisamos algunos casos muy disímbolos de suicidio: “El maracanazo”, aquella derrota de la selección de Brasil ante Uruguay en la final de la Copa del Mundo de 1950. A Brasil, que jugaba de local, le bastaba un empate para coronarse campeón después de un apabullante torneo donde había recetado sendas goleadas a Suecia y España, pero faltando diez minutos para el final del partido Uruguay anotó el gol que les dio la victoria 2 a 1 sepultando las ilusiones cariocas. “Una tragedia nacional” lo llamaron al otro día varios periódicos y hay fuentes que hablan de entre 20 y varias decenas de suicidios que se dieron a lo largo de todo el país.

Edición impresa digital aquí