Input your search keywords and press Enter.

Cuando las preferencias sexuales personales son parte de las competencias laborales

Es muy común, más de lo que se piensa, que los patrones se crean con el derecho de inmiscuirse en la vida y preferencia sexual de sus trabajadores, sobre todo de las mujeres. Dentro de estos códigos laborales no escritos, patrones y jefes se permiten pasar los límites del respecto con sus empleadas, ya que se sigue considerando que tienen el poder y atribuciones para cuestionar y definir si las preferencias sexuales de sus trabajadoras son las óptimas para desempeñar sus funciones.

En la semana pasada conocí de dos casos donde estas malas y violatorias prácticas se llevaron a cabo.

Edición impresa digital aquí