Complicidad

Complicidad
“No hay que temer a los que tienen otra opinión, sino a quienes la tienen pero son demasiado cobardes para manifestarla”. --Napoleón. Todos en México sabíamos, sin necesidad de ser investigadores profesionales, la clase de fichita que es Javier Duarte; medios de difusión, redes sociales, organismos ciudadanos y la gente de a pie clamaba por que se hiciera justicia. El día que pidió licencia, según él “para limpiar su nombre”, todo mundo dijo: se va a fugar. Todos, menos la PGR y sus amigos, pues hoy el priista hizo buenos los pronósticos… y se peló. Ojalá la realidad nos desmienta y se dé a conocer en las próximas horas que el prófugo ya está a buen recaudo; de lo contrario habrá motivos fundados para deducir que hubo complicidad; ¿de quién? de todo el aparato de justicia que, por acción u omisión, no cumplió con su deber a tiempo (desde hace ya algunos añitos) y que hoy, sin el menor recato, lo dejó ir.
Comparte