¿Cómo funciona el autoabasto eléctrico?

Planta eléctrica

Una reforma a la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica hecha en 1992 logró que pudieran surgir las sociedades de autoabasto. Esto quiere decir que se permite a empresas privadas participar en la generación de energía.

En aquella época, la CFE no tenía la capacidad en instalaciones ni en inversión para producir la energía que se necesitaba para la naciente industria manufacturera en México, la cual cobró relevancia con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Así lo establece la CFE en el Plan de Negocios 2021-2025:

“La Ley el Servicio Público de Energía Eléctrica (LSPEE) publicada en 1975, imponía a la CFE el mandato de prestar el servicio público de energía eléctrica, que comprendía la planeación del sistema eléctrico nacional; la generación, conducción, transformación, distribución y venta de energía eléctrica, así como la realización de todas las obras, instalaciones y trabajos que se requerían para la planeación, ejecución, operación y mantenimiento del sistema eléctrico nacional. Posteriormente, con la apertura en 1992 al capital privado, se reconocieron actividades no constitutivas del servicio público de energía eléctrica en las figuras de productor independiente, autoabastecimiento, cogeneración, importación y exportación de energía eléctrica”.

 

Funcionamiento

Con la llegada del TLCAN en 1994, México requería de manera forzosa contar con energía eléctrica a precios competitivos, por lo que permitió a particulares construir y operar plantas eléctricas propias, lo que llevó a que el capital privado tuviera acceso a energía limpia a mejores precios.

Te podría interesar: No es subsidio, es autoabastecimiento 

Esto quiere decir que el autoabasto se refiere a la generación de energía eléctrica destinada a necesidades propias de personas físicas o morales; unos generan energía, otros la consumen.

La figura del autoabasto tiene dos categorías

  1. Autoabasto local, en el cual se genera electricidad solo para consumo interno.
  2. Autoabasto remoto, con el cual se puede hacer uso de la Red Nacional de Transmisión o de las Redes Generales de Distribución con un cargo por porteo.

 

El consumo doméstico

El consumo doméstico no puede formar parte de esta figura. 

Mientras que las tarifas del autoabastecimiento se deben negociar entre socios, en el sector de los usuarios domésticos hay dos tipos de tarifas:

  1. Bajo consumo, la cual cuenta con un subsidio directo que aparece en el recibo de luz.
  2. Alto consumo; en esta tarifa, el subsidio se elimina por rebasar la cantidad establecida de energía.

Los usuarios domésticos de bajo consumo usaron el 32.44 % de la energía generada, y aportaron el 21.15 % de los ingresos por venta de energía de la CFE. Los de alto consumo recibieron el 0.95 % de la energía generada y aportaron el 2.38 % de ingresos.

Comparte