Como Diputado electo…

El próximo 17 de agosto se renovará el Poder Legislativo de nuestro Estado, aunque me queda claro que la presencia del Poder Ejecutivo es parte del acto protocolario en la toma de protesta, en mi calidad de Diputado electo, manifiesto mi total desacuerdo y rechazo de manera contundente la presencia del Gobernador Roberto Sandoval Castañeda a dicho acto protocolario; un Gobernador que nunca estuvo a la altura de las exigencias y las circunstancias.

Comandante en jefe y cómplice de todas las tropelías del narco-fiscal Edgar Veytia, que lejos de proteger a la sociedad, utilizo el poder para torturar, extorsionar y despojar a todo aquel ciudadano que le venía en gana. Un gobernador que siempre fue sordo, ciego y mudo antes las exigencias sociales, que bajo el manto de la corrupción y la impunidad se enriquecieron él y varios de sus funcionarios.

Un Gobernador que no supo respetar la democracia porque nunca tuvo la menor idea de lo que esto significa, ya que, no nada más metió las manos a los procesos electorales sino el cuerpo completo, dejando claras evidencias de compra de votos, el uso de programas sociales para coaccionar el voto, la intervención de la mal llamada policía Nayarit, a través de “levantones” y persecuciones contra todos aquellos que no comulgaban con su partido político o sus candidatos, entorpeciendo y obstaculizando la aplicación de la justicia.

La presencia del Poder Ejecutivo en el acto protocolario de la toma de protesta de la nueva legislatura reviste gran importancia, pero siempre y cuando el Gobernador haya sido un verdadero hombre de Estado, respetuoso de la Ley, sensible a todos los reclamos sociales y con visión de futuro, estoy convencido que este no es el caso, Roberto Sandoval es una vergüenza para el Estado de Nayarit, y sería vergonzoso que se le invite, asista a la sede del Congreso del Estado, recinto oficial donde se elaboran y se reforman leyes las cuales nunca respetó.

Ismael Duñals Ventura diputado electo distrito 17

Edición impresa digital aquí