Buzos de Bahía protestan por obras en playa El Tizate

Buzos protestaron protestaron de nuevo en la playa de El Tizate.

Bucerías debe su nombre a los buzos, oficio de sus primeros pobladores, incluso hoy hay un monumento en su honor en el malecón; sin embargo, paradójicamente, el mismo desarrollo turístico desordenado, ha afectado sus áreas de trabajo.

Se trata de alrededor de 40 buzos de esta población de Bahía de Banderas, protestaron de nuevo en la playa de El Tizate, ubicada entre Bucerías y La Cruz de Huanacaxtle.

Por las escolleras e invasiones que han realizado empresas, pues además de bloquear los accesos a esta zona federal, han afectado la reproducción de ostiones, pulpo y langostas.

El señor Ramón Camba, señaló “Estamos siendo afectados, por las escolleras que están haciendo estas obras, ya tienen como 10 años que no vemos la mano del Gobierno, nos hemos manifestado para ver que se puede hacer”.

”Tenemos más de 50 años trabajando estas áreas, y la verdad con esto que hicieron nos afectaron económicamente", Lamentó. 

Ellos son miembros de la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera Costa de Chila Peñita y Boca de Ameca, contando con los permisos para la extracción de ostión de piedra, cuyos bancos fueron removidos y aterrados, indicaron.

EXIGEN INDEMNIZACIÓN 

En agosto del 2018 denunciaron ante la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente del estado de Nayarit, estas obras frente al desarrollo turístico Punta Esmeralda, sin obtener respuesta aun.

“Desgraciadamente al momento que construyeron estas escolleras afectaron nuestra producción y área de trabajo…no pensaron en el daño que iban a causar a terceras personas, en este caso somos 40 familias las dañadas en su sustento, pedimos nos indemnice el daño”, expresó el señor Pedro Barraza.

Preocupados, exigen las autoridades tomen cartas en el asunto, consideran es difícil ya retirar las escolleras; piden los indemnicen, pues han sido afectados en su economía, para sobrevivir se tienen que trasladar todos los días a otras playas lejanas, cuyos accesos también están privatizados, a buscar los productos del mar.

Comparte