A Buen Árbol nos Arrimamos

Sólo para recordar: el 2 de marzo de 2015 Enrique Peña Nieto, su esposa, sus hijos, y 200 invitados más fueron con todos los gastos pagados por el erario a Inglaterra. Simplemente para alimentar a estos angelitos en el vuelo, los mexicanos gastamos más de 91 mil dólares. Se les compraron 56 botellas de vinos y licores; pescados, mariscos, carnes rojas, pollo, ensaladas, arroz, postres, frutas, pasteles, quesos, sándwiches y hasta ¡tortas! (Ah, ni robando se les quita lo naco); agua mineral, agua quina, coca zero, coca light, gatorade; aceitunas, papas fritas, nueces, arándanos, cacahuates, avena, barritas de amaranto, all bran, nutrigrain, chocolates, tés, café y hasta ¡cepillos de dientes!

Angélica Rivera, quien viajó acompañada por su maquillista y su estilista, cuyos gastos fueron amablemente pagados por usted y por mí, lució vestidos con un precio cercano a los 8 mil dólares, mientras que su hija, Sofía, lució un diseño de Dolce & Gabbana de más de 7 mil dólares; la bolsa Gucci con que la primera dama de México bajó del avión costó también alrededor de 7 mil dólares. El puro arreglo de doña Gaviota en la gira nos costó a los mexicanos la bonita cantidad de un millón de pesos. En ese viaje a Londres, según cifras oficiales, la gloriosa comitiva mexicana consumió, en tres días, la cantidad de7 millones de pesos, con la probabilidad de que un costo mucho mayor.

Lo más visto