Bajo el sol implacable: Vallarta y su encuentro con el Amerigo Vespucci

Una crónica de deseo y resistencia ante la despedida inminente del buque más bello del mundo
0
5293
Bajo el sol implacable Vallarta, el Amerigo Vespucci (Video)

En Puerto Vallarta, la tarde arde con un fervor inusual. El termómetro ha escalado más allá de los 37 grados Celsius, y aunque el sol cae a plomo sobre la piel y el asfalto, esto no ha disuadido a los cientos de vallartenses que se congregan en la terminal marítima. Hoy, su propósito es firme: abordar y explorar el Amerigo Vespucci, ese majestuoso buque escuela italiano que, por breve tiempo, ha hecho de estas costas su morada temporal.

Impasible ante el asedio del calor, el Vespucci parece desafiar el clima, erigiéndose como un oasis de historia y belleza náutica. La convocatoria fue un llamado repentino de las autoridades municipales, un gesto de apertura hacia la ciudadanía que ha resultado en un desborde de entusiasmo por segundo día consecutivo. Las filas para ingresar al buque se extienden interminables, serpenteadas a través del pavimento que irradia el calor acumulado del día.

Algunos visitantes, previsores, han traído sombrillas, creando pequeñas islas de sombra en un mar de sol. Otros no han tenido tanta suerte y soportan estoicamente el calor, esperando avanzar en la fila. Los menos afortunados simplemente se resignan a recibir el sol directo, un recordatorio punzante de la impiedad de la naturaleza.

A pesar de los días nublados anteriores, hoy el sol se manifiesta con una intensidad casi desafiante, quizás como una última prueba para aquellos que desean despedirse del “buque más bello del mundo”. El Amerigo Vespucci, cuya próxima parada incluye Estados Unidos antes de cruzar de nuevo el océano hacia Italia, no volverá a recibir a los vallartenses después de mañana. La oportunidad de abordar y recorrer sus cubiertas es un privilegio efímero, destinado a convertirse en memoria y relato.

Bajo el sol implacable Vallarta, el Amerigo Vespucci (Video)

A medida que el día cede ante la noche y el buque se prepara para zarpar, es inevitable pensar en las historias que se contarán mañana. Historias de resistencia al sol, de encuentros breves con la elegancia náutica italiana, y quizás, de algún que otro caso de insolación. Pero por encima de todo, persistirá el recuerdo colectivo de un día en que Vallarta se encontró con el Amerigo Vespucci, un recuerdo que, al igual que el buque mismo, pronto zarpará hacia el horizonte, dejando tras de sí nada más que historias y ecos de pasos sobre madera antigua.

 

AT

Hugo Lynn