Baja expectativa de crecimiento económico en México: OCDE

Billete y moneda

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) prevé que este 2021, la economía mexicana cierre con un PIB del 5.9 %.

El panorama empeora en el 2022; pronostican un 3.3 %.

La OCDE destaca que gracias a la creciente población vacunada y la mejora del mercado laboral, la clave del crecimiento estará en el consumo interno.

Y advirtió:

“Puede ser más alta durante más tiempo de lo anticipado, erosionando el poder adquisitivo, particularmente de los hogares vulnerables, y requiriendo un endurecimiento de la política monetaria mayor que el proyectado, lo que debilitaría la recuperación”.

Además aseguró que la política monetaria debería endurecerse, así como mejorar la recaudación para atender gastos sociales:

“La proporción de impuestos en el PIB de México es la más baja de la OCDE y es inferior a la de otros países de la región. Para atender las necesidades crecientes de gasto en educación, sanidad o protección social, sin renunciar al compromiso de sostenibilidad de la deuda, sería necesario aumentar los ingresos tributarios”.

 

La amenaza por Ómicron

Con respecto a la variante Ómicron, la OCDE la calificó como una amenaza para la recuperación económica global, por lo que recortó las proyecciones del 2021.

Te podría interesar: ¿Qué se sabe hasta el momento de la nueva variante Ómicron?

El organismo dijo que los índices bajos de vacunación podrían terminar siendo un “caldo de cultivo” de formas más letales del virus.

Laurence Boone, economista de la OCDE, expresó:

“Estamos preocupados por el hecho de que esta nueva variante, ómicron, agrega incertidumbre al clima ya existente, lo que puede representar una amenaza para la recuperación económica”.


Realidades económicas diferentes

Existen realidades económicas diferentes entre las regiones, por lo que las vacunas no se distribuyen de la misma manera, y esto hace que la recuperación siga siendo precaria.

Te podría interesar: Ante Ómicron, preocupa la desigual distribución de vacunas

Las preocupaciones clave de la OCDE son las desigualdades en los sistemas de salud, las políticas públicas, dificultades de trabajadores de algunos sectores y el alza en los precios:

“La principal prioridad sigue siendo asegurar que las vacunas sean producidas y desplegadas lo más rápido posible del mundo, incluyendo las dosis de refuerzo. La recuperación sigue siendo precaria e incierta en todos los países hasta que esté asentada”.

Comparte