Asesinado en Vallarta 750

TRIBUNA DE LA BAHIA

Puerto Vallarta, Jal.- El reloj despertador sonó a las 3 de la mañana, Octavio, un hombre que trabaja en una frutería de la colonia Bobadilla, se despertó para prepararse e irse a trabajar ya que entraba a las 5 de la mañana, por lo que se bañó, se cambió y luego de ello, ya cuando eran las 04:35, salió de su casa, con la bendición de dios, se preparaba para un día más de labores pero nunca imagino que ya no regresaría a casa con vida.

Un sujeto, o más, lo esperaban en la parte de afuera, escondidos, entre los jardines del edificio 1-B y 1-A, Octavio, se dirigió hasta donde tenía la camioneta de su trabajo, una Nissan, NP-300, de color rojo, con caja seca de color blanco. Nunca imaginó que ya lo esperaban, confiado se dirigió a la puerta del conductor de la camioneta, sacó sus llaves y cuando las metió a la chapa para abrir, fue sorprendido por dos disparos.

Edición impresa digital aquí