Algunas Comedidas Respuestas

Respuestas-AMLO

Caza de Citas

“No parece percatarse el presidente de la república que es eso, el presidente de la república, y que detenta un poder enorme. Que el presidente de un país, en este caso México, decida usar los recursos públicos como el Palacio Nacional y su propio tiempo para agredir como lo hace a mi persona.

Porque (se trata de) una agresión directa del presidente de la república a mi persona y me queda clarísimo cada vez más que el presidente dice cosas que tienen un sólo propósito: dañar; la reputación, la credibilidad”.

--Carmen Aristegui, periodista que con éste es el tercer presidente que cuestiona hasta el tuétano; primero ventiló el tema del presunto alcoholismo de Felipe Calderón; segundo, destapó el tema de la Casa Blanca de Peña Nieto y ahora con López Obrador replica el reportaje sobre la casita de su hijo en Houston y emite diversos cuestionamientos al gobierno.

Hay que señalar que cuando Aristegui criticó a Calderón y a Peña, AMLO la ensalzó como una periodista profesional, valiente e íntegra. Ahora que el objeto de la crítica es él como presidente, dice “que la periodista engañó a la audiencia por un buen tiempo” y la llamó “simuladora”.

4 de febrero

“Yo conocí al Andrés que prometió construir la paz y buscar la hermandad de todos los mexicanos; al Andrés que aseguró que nadie iba a violar la Constitución; que iba a acabar con la corrupción; al Andrés que garantizaba que todos los mexicanos tendrían medicamentos y acceso a servicios médicos; que impulsaría las energías limpias; al Andrés que juraba que habría transparencia; que pregonaba que jamás iba a linchar a ningún periodista, al que ofrecía justicia, que quería transformar a México para bien.

Conocí al Andrés: al eterno candidato… Al que no conocía, era al presidente. ¿Cuál de los dos habrá cambiado?, ¿el payaso que critica, exhibe y maldice, o el político que se tuvo que arrodillar ante la verdadera mafia del poder para cumplir su capricho de vivir en Palacio Nacional?”.

--Víctor Trujillo, Brozo, en respuesta a la embestida presidencial de la primera semana de febrero.

4 de febrero

(Por los cientos de millones de pesos que cuesta su tren de vida) “AMLO es brutalmente injusto cuando ataca mañaneramente a los Consejeros del INE porque ganan más que los 112 mil pesos que él oficialmente se asignó. Sabe perfectamente que también tienen mayores ingresos los ministros de la Corte, los magistrados del Trife, muchos de sus funcionarios y hasta diputados y senadores morenistas que le rascan en veinte comisiones.

Aunque la gran diferencia de todos ellos es que nadie vive en la opulencia que él disfruta con el patrocinio de todos nosotros y sin gasto alguno. Así cualquiera puede andar con solo 200 pesos en la bolsa, o nada. Por eso, es probable que el señor Presidente vea a su hijo José Ramón como un franciscano que vive en Houston en la austeridad republicana. Algo huele a podrido en la 4T.

--Ricardo Rocha, periodista usualmente mesurado y apacible, en su artículo: “AMLO, ¿El Presidente más Caro del Mundo?” publicado el 2 de febrero y donde analiza los enormes gastos que genera el tren de vida, supuestamente austero, de López Obrador.

“De todo hacen un escándalo”

--Presidente Andrés Manuel López Obrador sobre el escándalo de que el Gobierno de la Ciudad de México gastó 29 millones 290 mil pesos en la compra de 293 mil cajas de ivermectina, 100 mil de ácido acetilsalicílico y 93 mil de azitromicina, medicamentos no aprobados para el tratamiento del COVID por el gobierno federal, pero que en la ciudad se entregaron a unas 200 mil personas positivas al virus.

Tampoco están autorizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) e incluso, la Guía Clínica para el Tratamiento del Covid-19 en México —que realizó la Secretaría de Salud federal— dice que la ivermectina no ha mostrado ningún beneficio.

8 de febrero

 “Hay un cónclave de altos jerarcas conservadores para atacarnos”

-- Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la CDMX,  sobre el mismo tema de la ivermectina, administrada sin su consentimiento a unos 200 mil ciudadanos a quienes se usó como conejillos de Indias. En un discurso que es una calca de los usados por su jefe, Sheinbaum, es ahora otra inocente víctima “de una campaña de desprestigio”. 

 

 

 

Comparte