Adiós Irma

Adiós Irma

Calíope

 

La salida de Irma Eréndira Sandoval era un rumor desde hace meses. Su salida la dio a conocer el presidente y anunció a su reemplazo: Roberto Salcedo Aquino. Al parecer, López Obrador había perdido la confianza en ella por su protagonismo y el de sus cercanos. Además dejó de tener contacto directo con el presidente, tanto que ya no se veía en Palacio Nacional y necesitaba de otros para mandar mensajes.

Pero el enojo del presidente vino cuando se le relacionó con el escándalo que terminó con la candidatura de Félix Salgado Macedonio. En diciembre, Pablo Amílcar Sandoval, su hermano, se registró como precandidato de Morena a la Gubernatura de Guerrero. Y fue cuando se ventilaron los escándalos contra Salgado.

Las reglas de etiqueta de la política nacional llevaron al presidente a decir que el cambio se realizó porque están entrando “a una etapa nueva” en la que se llevarán a cabo reformas administrativas que profundicen el combate a la corrupción. Irma Eréndira quiso entrar al juego de la política, beneficiar a su hermano en contra de Salgado. Salió perdiendo.

Ahora es turno de Roberto Salcedo. Trabajó en Banobras, en Sedesol y como Auditor Especial de Desempeño en la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Ahora sabemos además que Roberto Salcedo es muy cercano de María Elena Vázquez Nava, excontralora de Carlos Salinas de Gortari, y que había sido puesto en el equipo más cerrado de Irma Eréndira.

Vázquez Nava tiene un despacho que se especializa en el área de transparencia, rendición de cuentas, cierres de administración, evaluación de políticas públicas, contratación pública, financiamiento público y proyectos de energía e infraestructura. Su hijo trabaja directamente con ella, de ahí su vínculo. Sin duda, la designación de Roberto Salcedo es una salida para Irma Eréndira, que fue castigada con el ostracismo y un premio para el grupo de Vázquez Nava, quien se ha beneficiado de sus contratos con el gobierno desde hace más de 20 años.


@cromerogabriell

Comparte