Acudir a una audiencia de un juicio oral

 

José Guadalupe Arce/ TRIBUNA DE LA BAHIA

Puerto Vallarta, Jal.- Son las 12:20 horas. Tras haber recibido la petición de que a las 13:00 horas se llevaría a cabo una audiencia sobre el tan sonado caso de la jovencita asesinada en la colonia El Cerro, la ansiedad te gana, pues se trata de un asunto relevante y el primero que se lleva a cabo en una sala de juicios orales.

Apurados llegamos hasta la puerta de los Juzgados Penales de Control y Oralidad, son ya las 12:40 horas, una policía procesal nos recibe en la puerta y nos cuestiona qué se ofrece: “venimos a la audiencia” es la respuesta indicada.

Son momentos en los que el personal cuestiona,  ¿de dónde viene?, la respuesta es siempre de la prensa, y amablemente con cortesía nos trasladan hasta el área de recepción en donde una señorita solicita la identificación para después hacer entrega de una llave de un locker ubicado a un costado, “No puede pasar ni cámaras ni grabadoras, ni ningún medio electrónico, solo papel y pluma para hacer anotaciones”.

Una vez entregada la llave del locker 4, se dispone uno a abrir la puerta de color blanco, procedemos a dejar cámara, la que nunca debe uno dejar pero en este caso la ley es muy clara, se deja celular, -ni modo, no se iba a poder chatear-. Simplemente en el momento que estas en la sala pierdes todo contacto con el mundo exterior, sólo lo que se vive dentro y nada más, se dejan las llaves, monedas, cigarros, encendedor y cualquier cosa que pueda ser utilizada como arma.

Posteriormente se procede a pasar por el detector de metales ubicado a la entrada junto a la recepción de dicho recinto, una vez que se enciende la luz verde, adelante, ingresas y corres el riesgo de que suene el tan conocido pitido, lo que hace que de nueva cuenta te revises y resulta que traes más monedas donde nunca imaginaste o te acordabas que había, de nueva cuenta a deshacerse de ellas y colocarlas en el interior del loker.

Tras haber pasado ese filtro, te llevan a la sala de espera donde para este momento hacía una falta una hora, el calor infernal que hacía en esos momentos, hizo preferir mejor la sala con aire acondicionado no importa que no se pueda fumar, es mejor que estar cocinándote afuera.

Al estar en la sala llegan los conocidos y te saludan, cortésmente te invitan a tomar algo, “agua está bien”,  una señorita amable llega con una botella de agua y la charla comienza, el caso del feminicidio es muy sonado, todos quieren saber qué pasara con el hombre que es acusado e investigado, salen a relucir muchos cuestionamientos… ¿habrá sido él? ¿por qué lo haría? las cosas son diferentes para la familia, quienes aseguran que sí fue quien le dio muerte.

De pronto, la tensión comienza a sentirse, llegan familiares de la joven y familiares del retenido, el comandante de la Policía procesal se da cuenta de ello y rápido acude a la sala de espera y pide a los familiares de la jovencita salgan a los pasillos para evitar alguna confrontación.

Después de 50 minutos, el comandante y los policías piden a los presentes pasar a tomar sus lugares a la sala B donde se llevaría a cabo la audiencia.

Una vez que todos los presentes estuvieron instalados en la sala, la encargada de esta informa sobre la audiencia y apercibe a los periodistas a no tomar gráficas, video o grabar la audiencia señalando los artículos que prevén esto y a lo que podrían ser sancionados de hacer un mal manejo de la información.

Todos son invitados a pararse puesto su eminencia el juez ingresa a la sala, el juez se presenta con todos y solicita se sienten para dar inicio a la audiencia, no sin antes preguntar a la encargada de sala si hay en la sala periodistas, a lo cual asiente e informa que son tres los comunicadores presentes.

La audiencia tardó aproximadamente 35 minutos, en donde se determinó que la fiscal tenía razón y se dio el plazo de dos meses más para que se lleve a cabo otra audiencia para que la fiscal cuente ya con todos las pruebas para la mejor preparación del caso, el plazo se vence el 9 de septiembre de este año.

Edición impresa digital aquí