5 dudas más frecuentes al usar un rompedor neumático

Rompedor Neumático rompiendo el suelo

Cuando operas una máquina a veces lo haces aunque no sepas cómo hacerlo, cómo funciona, cómo detectar cuando tiene algún daño o qué tanto tiempo puedes trabajar con ella. Y eso no es nada seguro ni para ti ni para la herramienta.

Estas dudas y muchas otras pueden pasar por tu mente y nunca ser respondidas, pero en esta nota verás cuáles son las respuestas y cómo corregir aquello que probablemente estés haciendo de forma inadecuada.

¿La manera en cómo lo uso es correcta?

Es imposible saber cómo lo estás utilizando, pero la forma correcta es seguir estas pautas:

  • Usar un equipo de protección es indispensable. Esto incluye: casco, gafas, tapones para oídos, faja de seguridad, ropa de tela gruesa, botas de casquillo y guantes especiales para vibraciones.
  • Coloca el martillo sobre una superficie estable.
  • Engrasa el cincel que ocuparás y colócalo de forma recta en él.
  • Sostenerlo mientras trabaja es cosa de estrategia ya que puede ser de lo más pesado al principio, pero siempre agárralo con la mano completa y con firmeza, no sólo con los dedos.
  • Muévelo ligeramente en tu dirección para evitar que la punta se atasque.
  • Presiona con fuerza el material usando más las piernas que la espalda.

Ya que sabes cómo, podrás voltear a ver lo que haces tú y estar seguro de que tienes que cambiar algunas cosas o continuar en lo correcto.

¿Qué debo hacer para que dure más?

Hay algunas cosas que puedes hacer para que tu rompedora de concreto funcione por mucho tiempo. Son muy fáciles, así que toma nota:

  • Si vas a trozar un área bastante grande con un martillo pequeño de 27 kg., éste terminará por hacer el doble del trabajo o más, mejor utiliza uno de mayor tamaño, como de 40kg.  
  • Al operarlo recuerda que el martillo va avanzando con mayor profundidad sobrepasando la broca y se puede descontrolar si haces que entre más en el material, son pocos milímetros los que se necesita para trozarlo.  
  • Usa extensiones de gran capacidad para evitar alguna descarga.
  • Dale mantenimiento, hablaremos de esto en el siguiente punto.

¿Cada cuánto se hace su mantenimiento?

Muchos de los problemas de marcha se deben a que no se le da el mantenimiento adecuado ni con la periodicidad con que debería hacerse. Los especialistas técnicos recomiendan que se haga cada mes o cada vez que veas que no está funcionando como debería.

Si tú sabes cómo hacerlo perfecto, pero si no, mejor llévalo con alguien que sí. Estas son algunas cosas que se deben verificar:

  • Realizar el cambio de escobillas cada que estén muy desgastadas.
  • Checar que los engranes estén en buen estado pues con el uso pueden llegar a fracturarse.
  • Ponerle grasa frecuentemente para prevenir fallas mecánicas y daños en el tubo guía y otras piezas que lo rodean.  
  • Validar que no haya fugas de grasa que ocasionen sequedad y desgaste en exceso.  
  • Revisar que no tenga fallas eléctricas.
  • Utiliza pulsetas de calidad que sean compatibles con tu rompedor y consulta con el fabricante cuál es la aplicación recomendada. 

Lo más lógico es pensar que si identificas que tiene una anomalía no lo vas a usar, pero a veces aún así te sentirás tentado a hacerlo. Es cierto que, si sigues ocupándolo estando averiado en corto tiempo puede dejar de funcionar totalmente.

¿Cuándo debo dejar de usarlo?

Pareciera que no pasa nada si te mantienes trabajando por varias horas con el martillo, pero debes saber que, como toda máquina puede dejar de funcionar o averiarse si se le estresa de más.

Estas son las señales que te dirán que debes hacer una pausa para seguirlo usando o incluso llevarlo a revisión técnica:  

  • Cuando su temperatura se eleva demasiado es porque está sobrecalentado y debes parar de usarlo hasta que se enfríe.   
  • También puede sobrecalentarse por algún desperfecto en las delgas del colector que está en el motor, en los carbones o por alguna otra falla mecánica o eléctrica.
  • Si bota chispas lo más probable es que tenga un daño interno.

Ten en cuenta que si no se repara como se debe y se sigue usando normalmente, la herramienta puede quedar inservible en cualquier momento.

¿Le puedo realizar cambios de piezas o modificaciones a la máquina?

La cosquilla de quitarle o ponerle piezas puede ser tentadora, pero mejor no lo hagas si no tienes conocimientos técnicos sólidos en el funcionamiento de este equipo. Tu martillo es una máquina de alto poder que si no es manejada adecuadamente puede ponerte en riesgo de accidente.

Si es alquilado, lo mejor que puedes hacer es no tocarlo y llevarlo con el personal especializado de la empresa donde lo rentaste para que lo revise y repare de ser necesario. El cambio de piezas no es tan fácil y mucho menos el armado.

¿Quedaron resueltas tus dudas? Esperamos que sí. Como has visto, siguiendo las medidas adecuadas de uso y mantenimiento esta herramienta puede durarte muchos años más.

Comparte